Generaciones: Generación T / Generación Alpha

Terminamos la serie Generaciones con esta quinta y última entrega que se refiere a la Generación T, también llamada generación táctil, generación tecnológica o generación alpha. Va inmediatamente después de la Generación Z por lo que se trataría aproximadamente de los nacidos entre 2010 hasta la actualidad. Se prevé que tenga fin en el 2025 si sigue la cronología de las anteriores.

La relación de la generación T y los avances tecnológicos es uno de sus rasgos diferenciales. El mundo digital está totalmente desarrollado desde su nacimiento, por lo que no tienen referentes analógicos en sus actividades diarias. De hecho, al contrario que otras generaciones, sobre todo las anteriores a la Generación Z, su esfuerzo se centra en aplicar las reglas y procedimientos digitales a la vida analógica.

Pese a su corta edad, asumen Internet como un elemento normal y son capaces de usar los dispositivos necesarios para conectarse a la red. Su habilidad usando la tecnología puede hacer que en ocasiones sus actuaciones en la vida diaria estén impregnadas por la percepción que tienen de la innovación. Buscan y encuentran online la respuesta a cualquiera de sus problemas, desde cómo arreglar algo a la traducción de cualquier texto de la red.

 

Aunque debido a su corta edad es complicado generalizar comportamientos, los expertos han comprobado que hay una serie de puntos comunes entre los miembros de la generación T:

  • Están acostumbrados a interactuar directamente con los dispositivos digitales: controlan el smartphone y la tablet con sus dedos de manera táctil, sin necesidad de otro aparato (como por ejemplo sí que sucede con el ordenador, el cual se maneja a través de un teclado o un ratón). Por esa razón, su relación con la tecnología es muy cercana y sin intermediarios.
  • Prefieren una tablet a un ordenador, ya que pueden llevarla a donde quieran  y utilizarla directamente.
  • Siempre conectados: perciben Internet y las plataformas digitales como algo normal formando parte de su vida cotidiana. En caso de que no sea posible su acceso, lo entienden como una carencia inusual. Para ellos no tener internet es como no tener electricidad, o agua.
  • Internet es su mayor distracción, su juguete favorito, pero en el futuro se convertirá en su principal fuente de aprendizaje y de contacto con el resto del mundo.
  • Les cuesta desvincular lo público de lo privado: les resulta difícil diferenciar aquello que es íntimo de aquello que puede ser contado en sociedad. Suelen comentar con frecuencia muchos aspèctos de su vida cotidiana, lo que podría suponer problemas de privacidad en un futuro.
  • Trabajo colaborativo: realizan labores en común en la red y llevan este comportamiento también al mundo analítico.
  •  Habituados a interactuar de forma inmediata: está demostrado que el uso de dispositivos touch y la conectividad a internet les permiten trasladar esa velocidad a lo personal, respondiendo rápidamente a una queja o reclamación.

En el futuro su labor se englobará dentro de un mercado laboral dominado por robots cada vez más inteligentes y en el que los seres humanos tendrán que proporcionar un extra que otorgue valor.

 

Oveja Negra

Me marché del rebaño porque no paraban de pastar y balar. Desde entonces vivo más tranquilo.
Procuro siempre contrastar la información antes de tomar ninguna conclusión y doy mi opinión sincera cuando se me pregunta.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.