Cortar carreteras y quemar neumáticos: La estrategia de los empleados de Nissan

Todo comenzaba esta mañana tras saberse la decisión por parte de la empresa del cierre de las tres plantas productivas que hay en Barcelona el próximo mes de diciembre, que supondría la pérdida de 3.000 empleos directos y unos 13.000 indirectos (20.000 según los sindicatos). El anuncio se produce después de semanas de rumores de la clausura de la fábrica catalana, cuya plantilla estaba en huelga desde el pasado 4 de mayo, y supone una medida que se enmarca en el nuevo plan estratégico de la automovilística, que contempla una reducción de su fuerza de trabajo global de alrededor del 15% del total.

Alrededor de las 9:45 horas de este jueves, un millar de trabajadores de Nissan se han concentrado alrededor de la planta de la Zona Franca de Barcelona y han comenzado a quemar neumáticos a los que posteriormente han ido añadiendo todo tipo de mobiliario, que ha creado una hoguera de dimensiones considerables.

Al grito de «¡No nos cerrarán!» y «si esto no se arregla, ¡guerra, guerra, guerra!», los trabajadores concentrados han prendido fuego a neumáticos y toda clase de enseres en la entrada de la principal planta de Nissan en Barcelona, incluso han llegado a lanzar todo tipo de objetos al recinto interior de la misma.

También han cortado la C-17, a la altura de La Llagosta (Barcelona), que se ha prolongado durante más de una hora, lo que ha provocado retenciones y colas de vehículos.

Algunos trabajadores se han dirigido hacia a la Ronda Litoral pasadas las 11:30 horas para realizar un corte que ha durado unos 15 minutos y han seguido su recorrido hasta llegar a la Gran Via en L’Hospitalet a las 12.20 horas, en la que han ocupado ambos sentido de la vía durante otros 20 minutos.

Diversas organizaciones como CCOO han apoyado estas concentraciones en redes sociales, sobre todo en Twitter bajo el hashtag #FuturoParaNissanYa , pero también han sido muchos los usuarios los que han criticando lo sucedido, principalmente por no respetar las medidas de seguridad de la desescalada y comparándolas con las manifestaciones contra el gobierno de los últimos días.

También hay quienes critican la falta de apoyo por parte de la ciudadanía que secunda las protestas:

Y también hay quien se queja por la quema de neumáticos:

Personalmente creo que perder un puesto de trabajo en el que llevas varios años y del que seguramente dependa tu familia no es un plato de gusto para nadie, pero considero que ponerse a cortar carreteras y quemar muebles y neumáticos en la puerta de tu empresa, además de no ser la solución, quiebra las posibilidades de algún tipo de acuerdo o salida favorable al conflicto. ¿Os imagináis a empleados que han despedido de una cadena hostelera rompiendo platos y quemando uniformes a las puertas de la empresa?

Como en todo, cada uno tendrá su parte de razón, pero como digo, no veo que esto lleve a ningún sitio más que a la confrontación.

¿ Y tú qué opinas?

 

Oveja Negra

Me marché del rebaño porque no paraban de pastar y balar. Desde entonces vivo más tranquilo.
Procuro siempre contrastar la información antes de tomar ninguna conclusión y doy mi opinión sincera cuando se me pregunta.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.