6 especies sin las que el ser humano no podría sobrevivir

El ser humano en su ignorancia y soberbia se cree indispensable en este planeta, por encima de otras especies a las que menosprecia, maltrata, esclaviza e incluso extermina, pero la verdad es que hay algunas de las que no podría prescindir y que actualmente enfrentan serios riesgos de desaparecer, principalmente por el cambio climático inminente en diversas partes del mundo. Estos son, según los expertos, algunos de los seres vivos indispensables para la supervivencia de la vida en La Tierra:

 

Abejas:

Tan pequeñas y tan importantes. Una especie primordial para la humanidad. Independientemente de proveernos de la miel que producen, practican una de las actividades más importantes para el planeta: la polinización. Que es lo que hace básicamente que las plantas, flores, frutas y árboles existan, lo que naturalmente puede alimentar tanto a otras especies como a los seres humanos. Una cuarta parte de las especies vegetales que florecen dependen de ellas.

Además, el trabajo de las abejas cuesta cientos de millones de euros. Según un informe de Greenpeace, la labor de la polinización de las abejas podría ascender a 265 mil millones de euros anuales en el mundo.

En los últimos años se ha reportado la desaparición de miles de colonias de abejas en el mundo, incluso Estados Unidos lo llamó el desorden del colapso de las colonias. Algunos científicos han expuesto varias teorías al respecto, como el uso de pesticidas en la agricultura, la sobreexplotación del terreno agrario, el cambio climático e incluso las antenas de los dispositivos móviles.

 

Árboles y plantas:

La vida tal y como la conocemos comienza con las plantas. Son las responsables de oxigenar la atmósfera gracias al proceso de la fotosíntesis oxigénica. Las algas y otras plantas marinas producen alrededor del 70 por ciento del oxígeno, pero los árboles son decisivos para que la atmósfera sea respirable por los humanos. En caso contrario, sería un aire enrarecido.

Solo un árbol puede producir suficiente oxígeno para 18 personas, si bien varía mucho en función de especies y tamaños. Junto con el resto de las plantas, son responsables de una quinta parte del oxígeno del planeta.

Si se les conoce como pulmones del planeta también se debe a su importante rol en el ciclo del carbono. Actúan como gigantescos sumideros de carbono, tal y como lo hace el océano, ralentiza el calentamiento global.

Los árboles son fuente de vida. No solo en lo referente a los ecosistemas naturales, sino también para la supervivencia del ser humano. Su uso para alimentarse, calentarse y construir un sinfín de objetos supone una explotación que, entre otros factores, dispara la deforestación y, con ella, la destrucción del hábitat y la desertización.

 

Hongos:

Los hongos juegan un papel fundamental en la naturaleza. Se estima que el 80% de las plantas vasculares están asociadas a hongos sin los cuales no resistirían ciertas inclemencias del tiempo, como la sequía o la falta de nutrientes en el suelo, o serían más sensibles al ataque de bacterias o insectos.

Aunque no pertenecen al reino animal, son determinantes en el mantenimiento de los ecosistemas. Son los máximos recicladores de los restos orgánicos en descomposición, además de proporcionar agua y minerales a las plantas a través de sus raíces.

A parte de esto, el ser humano no podría sobrevivir sin ellos, ya que en su organismo habitan hasta 80 tipos de hongos diferentes y todos ellos desempeñan un papel fundamental en la salud.

Además existen ciertos hongos con propiedades curativas, antiviricas y antibacterianas que contribuyen a combatir y sanar diversas afecciones y también refuerzan nuestro sistema inmune, como es el caso del Shiitake, Reishi, Lactarius salmonicolor, Coriolus versicolor Morel.

 

Plancton:

El plancton engloba un gran número de las bacterias, virus, microbios y pequeños animales que se mueven arrastrados por las corrientes y vientos del océano, y que sirven de alimento a prácticamente toda vida marina. El plancton vegetal o fitoplancton produce la mitad del oxígeno que respiramos, al tiempo que absorbe gran parte del dióxido de carbono presente en la superficie y aminora el efecto invernadero.

El plancton es la base de todas las cadenas alimenticias en el océano. Es el equivalente a las plantas en la Tierra. Sin él, las algas unicelulares no serían ingeridas por peces pequeños, que son el alimento de peces más grandes y otros animales marinos que son consumidos finalmente por carnívoros como los tiburones o las orcas.

El fitoplancton realiza la fotosíntesis con la energía del sol y nutrientes del agua que absorbe a través de las paredes celulares. En este proceso, el placton suelta oxígeno hacia el agua por lo que la mitad del que existe en este líquido vital es gracias a este proceso.

Otro dato importante es que el plancton y las plantas en la tierra son los que mantienen en balance la cantidad del oxígeno en la atmósfera de la tierra. Además de los bosques.

Sin embargo, en el 2010 un estudio reveló que éste se redujo en un 40 por ciento en el siglo pasado y una de las probables causas es el calentamiento global.

 

Murciélagos:

Hoy en día, cuando las personas piensan en murciélagos, inmediatamente lo asocian a un virus, pero lo cierto es que estos mamíferos tienen un papel preponderante en la humanidad y en el equilibrio de los ecosistemas. Salen de noche y no ven, y si los observas cuando están de cabeza parece que están bailando. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente nombró el 2011 como el año del murciélago, así de importantes son, pues ellos se encargan de deshacerse de plagas (insectos) que transmiten enfermedades peligrosas y acaban con plantaciones enteras. Otra función destacada de estos animales es que ayudan a polinizar varias especies de plantas y dispersan las semillas de flora.

Los murciélagos de las áreas urbanas pueden consumir casi 14.000 kilos de insectos en una sola noche, librándonos de este modo de plagas nocivas. En sus desplazamientos llevan consigo todo tipo de semillas que contribuyen a la extensión de los bosques en las latitudes medias y tropicales, así como a la polinización. Pueden dispersar más de 30.000 semillas pequeñas en una noche.

Y no sólo eso, los murciélagos que suelen atacar al hombre por miedo, en realidad podrían ayudar a la medicina moderna, pues la enzima de su saliva ha sido estudiada para el tratamiento de derrames cerebrales. Sin embargo, su hábitat está siendo destruido por el hombre lo que ha disminuido su población drásticamente y cuyos efectos ya se han constatado.

El investigador Michael Bogan detalló en un estudio que en general los murciélagos tienen bajas tasas de reproducción y la de mortalidad ha ido en aumento pues son presas de la ignorancia, envenenamiento y exterminación por ser consideradas por el humano como plagas.

 

Primates:

Su importancia no reside únicamente en el parentesco, dado que compartimos el 90 por ciento de nuestros genes. Dependemos de su hábitat porque los bosques son importantes sumideros de carbono que liberan oxígeno a través de la fotosíntesis, y por su función de evapotranspiración que influye en las precipitaciones. También son unos excelentes difusores de semillas y polen cuando comen y cuando defecan.

Los árboles crecen gracias a ellos, lo que constituye las vastas extensiones de los bosques tropicales que dictan los patrones de lluvia.

En el 2010 se reportó que al menos 25 especies de ellos están amenazados a causa de la destrucción de su hábitat. Estas especies de primates se encuentran en al menos 3 continentes, así que la humanidad al destruir los bosques sin mesura alteran lentamente el cambio climático.

La desaparición de especies nos afecta más de lo que creemos

Hasta el ser más minúsculo del planeta cumple una función vital en su ecosistema, de forma que un cambio en sus hábitos alimenticios, puede comprometer la supervivencia de todo lo que le rodea. Hablamos del equilibrio ecológico, es decir, la interdependencia entre todos los seres vivos de un bioma. Por descontado, el hombre es el animal que más desafía el equilibrio ecológico, a través de la explotación excesiva de los recursos naturales, la contaminación de tierra, agua y aire a su paso, y la domesticación y redistribución de especies a placer. Un ejemplo de ello es el reciente cambio en la dieta del oso polar a causa del calentamiento global, que ha acortado el periodo de caza de crías de foca. La desaparición progresiva de la biodiversidad es más importante de lo que podamos imaginar, ya que en última instancia, conlleva la desaparición de nuestra propia especie.

¿Podrían las especies de La Tierra sobrevivir sin nosotros?

Vayamos ahora al caso contrario, ¿habría alguna especie que no podría sobrevivir sin nosotros? La respuesta es sí, como por ejemplo los animales domésticos, algunos conseguirían adaptarse a vivir de forma salvaje, y otros no. Los que se extinguirían con seguridad son todos los organismos que viven asociados a seres humanos, como las bacterias que tenemos en nuestro cuerpo (sobre la piel y en nuestro aparato digestivo), algunos parásitos…

Nuestra desaparición alteraría muchas cosas; algunas especies que se benefician de nosotros lo tendrían más difícil, aunque la inmensa mayoría de seres vivos sobrevivirían mejor sin nosotros.

 

Oveja Negra

Me marché del rebaño porque no paraban de pastar y balar. Desde entonces vivo más tranquilo.
Procuro siempre contrastar la información antes de tomar ninguna conclusión y doy mi opinión sincera cuando se me pregunta.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.